“Bibliobuques” o el poder de evangelizar

Ya nos hemos referido con anterioridad a los “bibliobuses” como revulsivo bibliotecario para paliar las deficiencias en esta materia de las zonas más periféricas de las distintas localidades. Pero, ¿sabes que existe lo que se denominan como “bibliobuques”?.

Logos Hope
Logos Hope
Fuente: blog “That Ceabuiano Kid”

Se trata de barcos adaptados para llevar libros en su interior, desplazándose entre los puertos de distintas ciudades del mundo. También se les suele llamar “bibliotecas flotantes” por el simple hecho de transportar libros, pero el error radica en diferenciar si el destino de los mismos es cumplir la función de una biblioteca en el propio sentido de la palabra o, por el contrario, venderlos, con lo cual en este segundo caso sería más correcto hablar de “librería flotante”.

Uno de los más destacados es el Logos Hope, cuyo nombre viene del griego, ya que “logos” significa “palabra” o “pensamiento”. Se construyó en 1973, denominándose originalmente como ‘Gustav Vasa’, y se traba de un ferry de pasajeros que navegaba por el Atlántico Norte. En 1983 fue traspasado a Smyril Line y se le renombró como  Noroña, navegando entre las islas Feroe y Dinamarca, hasta que en 2004 la organización sin ánimo de lucro GBA Ship´s lo compró y lo renovó para su nuevo fin, incorporándolo a su flota de barcos compuesta por Logos, Logos II y Doulos.

Su objetivo es fomentar a nivel mundial la interculturalidad y la diversidad con el fin de promover una vivencia pacífica y enriquecedora, además de “llevar conocimiento, ayuda y esperanza a las naciones del mundo”, según palabras de Haidé Burgos (2010), directora del proyecto Logos Hope Tenerife.

Logos Hope 2
Detalle del interior del Logos Hope
Fuente: blog de la Fundación Prohumana

El Logos Hope está compuesto por una tripulación de cuatrocientos voluntarios que representan a más de cuarenta y cinco nacionalidades, y que presume de ser la librería flotante más grande del mundo, donde también el visitante también puede adquirir música.

Entre sus distintas travesías hay que indicar que el 2 de septiembre de 2010 atracó en el muelle de Santa Catalina (Las Palmas de Gran Canaria) y el 14 del mismo mes en el de Santa Cruz de Tenerifedonde el público asistente pudo participar de recorridos guiados en su interior.

Logos Hope 3
Imagen publicitaria propaganda del Logos Hope

Pero el “Logos Hope” se caracteriza por otro parámetro esencial: su marcada religiosidad, que lo presenta como un abanderado del Evangelio alrededor del mundo, y que queda patente, no solo en los libros de temática religiosa que se venden en él, sino incluso en una exposición de paneles a la salida de la misma, que inciden directamente sobre la conciencia del público asistente.

Aquí es donde surge el conflicto de si ese barco tiene un fin social o realmente es un instrumento de adoctrinamiento religioso, cuestionándose su directriz filosófica al afirmarse por determinadas fuentes que se trata de “Una iniciativa curiosa y original con la que pretenden acercar a países con mayores carencias en materia cultural y educativa un material que de otra forma es prácticamente artículo de lujo al alcance de muy pocos”.

Pero detrás del “Logos Hope” están los evangelistas de Operación Movilización (OM), radicada en distintos países del mundo,  que se presenta como una organización internacional cristiana, que prepara y envía a misioneros a distintos lugares del mundo, además de los barcos referidos, llevando a cabo lo que considera “misiones” para poner al servicio del Señor su profesión, experiencia y habilidades.

“Logos Hope”: ¿”bibliobuque” o barco misionero?

Anuncios

2 thoughts on ““Bibliobuques” o el poder de evangelizar

  1. Enriqe Avila 2 de diciembre de 2016 / 16:47

    No soy religioso practicante, pero tampoco un ateo convencido.
    Mi comentario se basa más bien en decir a todos aquellos que no hayan subido a un barco, o al menos de estas características que disfruten el día y piensen que mata más el anuncio de coca cola que visitar este barco que tenga la finalidad que quieran criticar, no deja de ser un paseo cultural que se nos acerca gratuitamente y aprovechar la oportunidad aunque a libreros y comerciantes les parezca una aberración.
    Disfruten la visita y algo que contar a nietos y amigos en cualquier tarde sin ánimos de presumir, solo contar la aventura.

  2. Argénida Romero 31 de agosto de 2017 / 21:57

    Llego aquí buscando información sobre este barco, que atracó hace pocos días en el puerto de Santo Domingo (República Dominicana). Gracias por la referencia necesaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s