“Poetika” una nueva manera de leer Poesía

¿Te animas a leer poesía en tu teléfono móvil?

Imagen

Poetika” es una nueva aplicación para smarphones que pretende fusionar Poesía y mundo tecnológico de manera creativa, lúdica y original. Esta poética app hace uso de la geolocalización para ofrecer un listado de poemas en función de la hora, la fecha, el lugar, los establecimientos cercanos y las condiciones climatológicas y astronómicas en el momento de su uso, constituyendo sin duda una nueva manera de animar a los lector@s a leer poesía de forma totalmente revolucionaria.

Además ofrece la posibilidad de seleccionar temas o emociones y definir la longitud de los poemas para obtener un listado de poesía personalizada a los lector@s.

Su catálogo ha comenzado con 1.500 poemas, una cantidad que irá en aumento, y comprende una de las antologías de poesía universal más variadas y extensas publicadas en español, con autores que van desde los griegos, pasando por ShImagenakespeare, Quevedo o Petrarca, hasta la actualidad.

Al final de cada poema, el lector encuentra un botón en forma de estrella que permite marcar y almacenar los poemas en la sección de favoritos, compartirlas en las redes sociales y también se ofrece la posibilidad de que los usuarios escriban, publiquen y compartan sus propios versos.

Sin duda  “es una buena oportunidad para la poesía de salir de las bibliotecas, porque siempre ha sido considerado muy marginal, de élite. Y de repente, uno se encuentra que es una cosa viva y que puede salir una poesía para cada momento” afirma una de sus creadoras.

Imagen

“Bibliobuques” o el poder de evangelizar

Ya nos hemos referido con anterioridad a los “bibliobuses” como revulsivo bibliotecario para paliar las deficiencias en esta materia de las zonas más periféricas de las distintas localidades. Pero, ¿sabes que existe lo que se denominan como “bibliobuques”?.

Logos Hope
Logos Hope
Fuente: blog “That Ceabuiano Kid”

Se trata de barcos adaptados para llevar libros en su interior, desplazándose entre los puertos de distintas ciudades del mundo. También se les suele llamar “bibliotecas flotantes” por el simple hecho de transportar libros, pero el error radica en diferenciar si el destino de los mismos es cumplir la función de una biblioteca en el propio sentido de la palabra o, por el contrario, venderlos, con lo cual en este segundo caso sería más correcto hablar de “librería flotante”.

Uno de los más destacados es el Logos Hope, cuyo nombre viene del griego, ya que “logos” significa “palabra” o “pensamiento”. Se construyó en 1973, denominándose originalmente como ‘Gustav Vasa’, y se traba de un ferry de pasajeros que navegaba por el Atlántico Norte. En 1983 fue traspasado a Smyril Line y se le renombró como  Noroña, navegando entre las islas Feroe y Dinamarca, hasta que en 2004 la organización sin ánimo de lucro GBA Ship´s lo compró y lo renovó para su nuevo fin, incorporándolo a su flota de barcos compuesta por Logos, Logos II y Doulos.

Su objetivo es fomentar a nivel mundial la interculturalidad y la diversidad con el fin de promover una vivencia pacífica y enriquecedora, además de “llevar conocimiento, ayuda y esperanza a las naciones del mundo”, según palabras de Haidé Burgos (2010), directora del proyecto Logos Hope Tenerife.

Logos Hope 2
Detalle del interior del Logos Hope
Fuente: blog de la Fundación Prohumana

El Logos Hope está compuesto por una tripulación de cuatrocientos voluntarios que representan a más de cuarenta y cinco nacionalidades, y que presume de ser la librería flotante más grande del mundo, donde también el visitante también puede adquirir música.

Entre sus distintas travesías hay que indicar que el 2 de septiembre de 2010 atracó en el muelle de Santa Catalina (Las Palmas de Gran Canaria) y el 14 del mismo mes en el de Santa Cruz de Tenerifedonde el público asistente pudo participar de recorridos guiados en su interior.

Logos Hope 3
Imagen publicitaria propaganda del Logos Hope

Pero el “Logos Hope” se caracteriza por otro parámetro esencial: su marcada religiosidad, que lo presenta como un abanderado del Evangelio alrededor del mundo, y que queda patente, no solo en los libros de temática religiosa que se venden en él, sino incluso en una exposición de paneles a la salida de la misma, que inciden directamente sobre la conciencia del público asistente.

Aquí es donde surge el conflicto de si ese barco tiene un fin social o realmente es un instrumento de adoctrinamiento religioso, cuestionándose su directriz filosófica al afirmarse por determinadas fuentes que se trata de “Una iniciativa curiosa y original con la que pretenden acercar a países con mayores carencias en materia cultural y educativa un material que de otra forma es prácticamente artículo de lujo al alcance de muy pocos”.

Pero detrás del “Logos Hope” están los evangelistas de Operación Movilización (OM), radicada en distintos países del mundo,  que se presenta como una organización internacional cristiana, que prepara y envía a misioneros a distintos lugares del mundo, además de los barcos referidos, llevando a cabo lo que considera “misiones” para poner al servicio del Señor su profesión, experiencia y habilidades.

“Logos Hope”: ¿”bibliobuque” o barco misionero?

Bibliotecas Sin Fronteras

Imagen

Bibliotecas Sin Fronteras (Libraries Without Borders) es una de las principales organizaciones internacionales que trabajan en el cultivo del conocimiento en más de 20 países mediante la creación de Bibliotecas, formación de bibliotecarios, distribución de libros y difusión del patrimonio cultural. Tiene su sede en París y no se trata únicamente de una asociación internacional que se dedica a repartir libros, sino que constituye una auténtica cadena de apoyo al conocimiento eImagenn lugares remotos donde no existe facilidad de acceso a la lectura para niños y adultos. Manifiesta un fuerte compromiso con esta idea en países como Camerún, Nigeria, Ruanda, Senegal, Madagascar, Haití, India, Francia, Estados Unidos… Estas Bibliotecas Sin Fronteras constituyen un enorme apoyo para construir o renovar las Bibliotecas Públicas, acercando también el desarrollo tecnológico y ofreciendo un intercambio cultural entre las comunidades y dichas bibliotecas.

Imagen

Las Bibliotecas Sin Fronteras creen en el espíritu voluntario de la sociedad y se nutren fundamentalmente de donaciones de libros. Ofreciendo así un enfoque cooperativo y solidario que inside en la creación o renovación de los fondos bibliográficos de las bibliotecas, pudiendo  desarrollar colecciones propias capaces de satisfacer las necesidades e intereses de cada comunidad. Donaciones que devienen no solo de lector@s solidarios sino también de editoriales, universidades y particulares de diferentes países y todo a través de un formulario.

Dentro de las múltiples tareas que esta organización desarrolla destacamos Urgency Of Reading. Y es que cuando se produce una catástrofe humanitaria, las organizaciones internacionales y los gobiernos tratan de satisfacer rápidamente las “necesidades básicas”: alimentación, agua, vivienda y salud otorgándole prioridad Imagenabsoluta. Si bien no hay duda alguna que las organizaciones y los gobiernos deben dedicar sus esfuerzos para promover el bienestar físico de las víctimas del desastre pero ¿no se podría también tener en cuenta el nutrir la mente en los días, meses e incluso años posterioresal desastre?

Tras el devastador terremoto de 2010 en Haití, Bibliotecas sin Fronteras (LWB) respondió a las solicitudes de las instituciones haitianas y envió una misión de emergencia ofreciendo a los haitianos la oportunidad de leer, escribir y acceso a la información, no sin recibir numerosas críticas si este hecho era una prioridad tanto como la alimentación o el refugio.La satisfacción de las necesidades básicas es, sin duda, la primera prioridad en situaciones humanitarias. Sin embargo, desde que LWB trabaja en Haití, afirman que el acceso a los libros y recursos de información mejora los resultados en personas,  ayudan a mantener la estimulación intelectual y la promoción de la autoestima y la fortaleza en momentos de crisis.ImagenBibliotecas móviles por Haití

Ya sea a través de libros, ordenadores, asistencia jurídica, formación, acceso a los recursos informativos y culturales empodera a las personas y les da las herramientas para reconstruir lo que ha perdido. Por su experiencia en Haití determinan que las bibliotecas pueden mejorar la comunicación dentro de las comunidades ofreciéndole ayuda al proporcionarles información, teléfonos, herramientas de mapeo de la comunidad y lugares para la reunificación familiar y la organización comunitaria. Este tipo de recursos también pueden desempeñar un papel decisivo en la restauración de un sentido de normalidad en situaciones de post-emergencia.

Por este motivo afirman con convicción “que los libros, la escritura y el aprendizaje no se debe negar a las víctimas de desastres humanitarios, Bibliotecas Sin Fronteras, a través de este llamado a la acción, busca aumentar la conciencia sobre la necesidad de acceso a la información y libros en las situaciones posteriores a los desastres y pide a las organizaciones internacionales: 1) ampliar la lectura, programas culturales y educativos, que activan el espíritu humano y ayudar a las personas hacer frente a un trauma, y ​​2) que la provisión de acceso a la información y libros en una prioridad para la ayuda humanitaria internacional”.

Imagen

Nuevo borrador sobre el préstamo de pago en las Bibliotecas

Imagen

Y mientras las Bibliotecas Públicas están ocupadas defendiendo sus servicios frente a los continuos recortes aparece una antigua amenaza: El préstamo de pago en las bibliotecas.

Esta semana el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes ha publicado un borrador de decreto con el fin de remunerar a los autores en el préstamo de sus obras. Borrador que ha sido puesto a información pública y con un plazo para presentar alegaciones en la Subdirección General de Coordinación hasta el 16 de marzo. Una medida que se ha extendido por los Medios Sociales alertándonos a todos de la situación.

Desde el ambiente bibliotecario pensamos que cuando un libro ingresa en la colección de una Biblioteca ocupa un lugar perpétuo en su fondo bibliográfico a disposición de cualquier lector y ¿qué mejor escaparate para autor y editor? Los libros en las bibliotecas se promocionan y se difunden a través de actividades, bien de extensión cultural bien de animación a la lectura organizadas por ellas mismas y, muchas veces, sin ningún tipo de ayudas de editoriales e instituciones ¿qué mejor escaparate?

El nuevo borrador empeora la situación que se había planteado hasta ahora. Entre otras cosas, el borrador actual rebaja el pago de 0.20 € al año por cada libro a 0.16 céntimos por cada libro que se compra pero, añade un nuevo concepto a la hora de calcular el canon: lectores que usan el servicio de préstamo de ese libro. Lo que significa que, cuantos más préstamos hagamos de ese libro, cuanto mejor trabajemos, más se tendría que pagar a las entidades de gestión.

“Vaya paradoja: las administraciones no pueden ofrecer fondos a las Bibliotecas Públicas para renovar sus colecciones porque no hay dinero, pero sí llenar las arcas de las sociedades de gestión privadas. Siendo, además, el sector público el que hace todo el trabajo: la recaudación y la promoción de los préstamos”.

La Plataforma No al préstamo de pago en las Bibliotecas ha iniciado su difusión y su lucha en su blog y también en los Medios Sociales haciendo una llamada de atención a todos: bibliotecarios y usuarios.

Imagen

La creatividad para disfrutar de la lectura en las librerías

La “crisis” poco a poco va agudizando el ingenio y la creatividad en torno a la venta y difusión de la lectura tanto en bibliotecas como en librerías. Hoy dedicamos esta entrada a la transformación creativa llevada a cabo por algunas librerías. Y es que con la llegada del libro electrónico la clave es: renovarse o morir. Con nuevos planteamientos que abarcan todo tipo de cambios, puntos de vista y marketing retan en covertirse en  espacios que ofrezcan más que la que la venta de un libro. Analizaremos algunas de ellas.

Slaughterhouse, una librería-cafetería creada por tres amigos en una vieja carnicería del Barrio Ruzafa (Valencia) Un espacio con reminiscencias de carnicería (siguen presentes los ganchos para colgar la carne) donde se puede tomar una cerveza, un café, participar en un taller de escritura o en su Club de Lectura Gourmet Literario, disfrutar de un concierto y, por supuesto, comprar un libro.

ImagenImagen

En el Mercado de Abacería de Gràcia en Barcelona encontramos otro interesante proyecto donde se puede disfrutar de la lectura entre frutas y verduras a pie de calle. La Librería La Parada apuesta por el hecho de que el libro digital no desvancará al libro en papel y basa su proyecto en exponer las cualidades de este último: el olor, el tacto, las anotaciones manuscritas, marcas y notas de su anterior lector… En resumen apuestan por el vínculo afectivo entre libro y lector y por la fotografía de autores desconocidos organizando actividades,  exposiciones y venta en el propio espacio.ImagenImagen

Por último y bajo el lema: “Un libro debe construirse como un reloj y venderse como un salchichón” encontramos  la librería La Casquería, situada en el madrileño Mercado de Lavapiés. ¿Libros al peso? ¿Te imaginas comprar un kilo de Franz Kafka y medio de Gabriel García Márquez? Pues aquí es posible, también entre frutas y verduras puedes llevarte la lectura que te acompañará durante la semana. Destacamos también en su espacio el valor que le dan al libro usado: “Regalar libro usado, no es solo regalar un libro, es dar valor a lo desvalorizado y regalar más historias de las que el propio libro contiene…”

ImagenImagen

ImagenImagenImagen

Iniciativas como las descritas sugieren que el libro de papel tendrá cabida en las librerías, aunque quizá las librerías del futuro se parezcan bien poco a las que conocemos ahora. Sin embargo, puede que el mayor peligro para la supervivencia de las de toda la vida no esté en las nuevas tecnologías sino en  la palabra libro y la creatividad.

El “Manuscrito Voynich”: ¿realidad o estafa?

A raíz del post relativo al Códice Calixtino de Santiago, así como el enlace al artículo que analizaba el denominado Necromicón que publicamos en Facebook, nos han llegado diversos comentarios al mail de la Plataforma pidiéndonos que demos a conocer otro tipo de documentos parecidos a estos, caracterizados por su gran valor histórico y su “rareza”.

Manuscrito Voynich
Dibujo de una de las constelaciones que aparecen en el manuscrito
Fuente: NASA, reproducida en El Universal [edición digital]
En este sentido, hoy nos centraremos en el Manuscrito Voynich, que debe su nombre al especialista en libros antiguos Wilfrid M. Voynich, el cual lo adquirió en 1912 para donarlo posteriormente a la Universidad de Yale (Estados Unidos), donde consta en su colección de libros raros bajo el número de catálogo MS 408.

Se trata de un códice de doscientas cuarenta páginas sin título ni autor conocidos, fechado entre 1404 y 1438, según las pruebas del carbono 14, y cuyo origen puede estar en el norte de Italia. Todo apunta a que está relacionado con la astronomía, pues en él se catalogan algunas áreas del cielo, con numerosos dibujos de constelaciones desconocidas.

En el manuscrito hay doce diagramas con símbolos conocidos para las constelaciones del zodiaco, en el que cada uno de ellos se encuentra rodeado por las figuras de 30 mujeres en miniatura, casi todas desnudas. Dos de los símbolos, que representan a Acuario y Capricornio, se han extraviado. Por su parte, los símbolos de Aries y Tauro se encuentran rodeados únicamente por quince figuras femeninas.

La complejidad del mismo cobra mayor magnitud porque tiene numerosas anotaciones en una lengua que, tras estudios comparativos con otras, ha sido catalogada igualmente como desconocida.

Manuscrito Voynich_detalle
Detalle de una de las páginas del manuscrito
Fuente: Wikipedia

En vista de estas circunstancias, se pidió ayuda a la NASA, la cual manifestó públicamente que su contenido es indescifrable, por lo que se ha abierto una nueva vía de investigación a nivel internacional consistente en pedir ayuda para que cualquier persona o institución trate de esclarecer este “enigma bibliográfico”.

Se ha llegado a tal punto que ya se habla del “Santo Grial de la criptografía”, en vista que no hay manera de descifrarlo, si bien también se habla de que se trata de un elaborado engaño, que no es más que una  secuencia de símbolos al azar sin sentido alguno.

Para saber más sobre este tema, les remitimos a los siguientes enlaces:

  • Web del Manuscrito Voynich, donde podrán encontrar todo tipo de información sobre el mismo