I Encuentro de Clubes de Lectura en Tenerife

La lectura ¿es un vicio solitario?… La proliferación en los últimos años de clubes de lectura en barrios, asociaciones y bibliotecas están convirtiendo este vicio en un encuentro social entre devotos de la narrativa, el

Il. Guillermo Seguí
Il. Guillermo Seguí

teatro, la poesía,

el cómic… destacando así la posibilidad que tiene el lector de, primero, mantener un encuentro íntimo y personal con el libro para, segundo, compartir e intercambiar opiniones del libro con otras personas. Un club de lectura reúne estos dos alicientes y quizás, de ahí, devenga su gran aceptación.

El pasado 23 de mayo tuvo lugar en el municipio de Tegueste el I Encuentro de Clubes de Lectura donde se reunieron clubes de distintos municipios de Tenerife:  San Cristóbal de La Laguna, El Rosario, Tegueste…  Destacamos este encuentro en la isla ya que es la primera vez que se organiza un acto de esta naturaleza y características teniendo como finalidad impulsar el hábito de la lectura y establecer vínculos y relaciones entre los distintos clubes.  Un proyecto que organiza el Club de Lectura Magarza, que se reúne periódicamente en Tegueste, y que ha invitado a otros clubes de la isla con el fin de intercambiar experiencias, formas de organización y encuentros, lugares de reunión, criterios a la hora de seleccionar libros, etc.

Aprovechando este I Encuentro de Clubes de lectura desde Probit queremos ofrecer información sobre  clubes vinculados a las bibliotecas públicas municipales y del Estado de Tenerife, así como a la Universidad de La Laguna:

Arona

– El Rosario:

Güímar

– La Laguna:

Il. Guillermo Seguí
Il. Guillermo Seguí

La Matanza de Acentejo

La Orotava

La Victoria de Acentejo

San Juan de la Rambla

– Santa Cruz de Tenerife:

Tegueste

Además, incluímos las referencias a otros clubes que también están prestando un servicio eficaz:

Biblioteca de la Escuela de Actores de Canarias (Santa Cruz de Tenerife)

Círculo de lectura-Librería de Mujeres (Santa Cruz de Tenerife)

CEP Norte de Tenerife (Valle de La Orotava)

También queremos destacar que fruto de este encuentro se ha creado en la red social Facebook un grupo titulado “Clubes de Lectura de Tenerife” y que tiene como fin establecer vínculos y relación entre todos. Te invitamos a unirte a este proyecto para poder intercambiar opiniones e ideas con otros devotos de la narrativa o, simplemente animarte a formar parte de un club de lectura.

Te recomendamos:  “Receta para un Club de Lectura”

Anuncios

Probit y Abigranca unidos contra los recortes en las bibliotecas

Las asociaciones de bibliotecas del archipiélago canario mostrarán en el Día de las Letras Canarias su malestar ante el grave retroceso de la cultura y las bibliotecas en las Islas.

 ABIGRANCA (Profesionales de las Bibliotecas de Gran Canaria) y PROBIT (Profesionales de las Bibliotecas de Tenerife) hacen un llamamiento común para  protestar el 21 de Febrero, coincidiendo con el Día de las Letras Canarias, por los fuertes recortes en cultura y fondos bibliográficos.

No más recortes en las bibliotecas
El 21 de febrero grita “¡No más recortes en las bibliotecas!”
Fuente: Probit

Estas asociaciones profesionales han manifestado que “la principal razón de su protesta es que las bibliotecas canarias han sufrido un recorte tras otro en los últimos años tras la supresión de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas en octubre del 2010, que pasó a fusionarse con la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Cultural “.

Hay que tener en cuenta que desde que comenzó el Proyecto BICA (Red de Bibliotecas Públicas de Canarias) se han realizado más de dos millones de préstamos en las bibliotecas adscritas al mismo, contando actualmente con 307.211 socios en el sistema y visitándolas en el último año casi 3.698.926 usuarios, lo que habla bien a las claras de la enorme importancia que le conceden los ciudadanos a los servicios prestados en aquellas y la respuesta a sus necesidades culturales.

ABIGRANCA y PROBIT señalan también que “los recursos de las bibliotecas públicas de Canarias se han estancado absolutamente porque desde el año 2011 no se recibe aportación alguna para la adquisición de nuevos fondos documentales ni por parte de la Comunidad Autónoma ni por parte de la Administración General del Estado”.

Por otra parte, explican que “el soporte técnico que recibía el programa Absysnet a través de la estructura de la Consejería de Cultura se ha visto suprimido con el cese de la persona que venía desempeñando estas funciones, derivándose estas a las dos Bibliotecas Públicas del Estado, con la consiguiente sobrecarga que representa para las citadas bibliotecas”.

Consideran que “se pone de relieve una vez más la falta de sensibilidad del Gobierno canario ante la cultura y, en particular, ante las bibliotecas, lo cual viene a sumarse a situaciones tan insólitas como la inexistencia de una Ley Canaria de Bibliotecas, hecho que convierte a Canarias en la única Comunidad del Estado en que se da esta situación”.

Por esto concluyen que “en este Día de las Letras Canarias, dedicado al insigne Viera y Clavijo, además de mostrar la relevancia de esta figura, las personas que prestamos servicio en las bibliotecas públicas de las Islas estamos obligadas también a manifestar ante los poderes públicos y ante la sociedad canaria a la que servimos que, sin unos presupuestos mínimos que permitan llevar a cabo la labor social y cultural que las bibliotecas tienen encomendada, se resiente la calidad de vida de la ciudadanía, se agudiza la brecha digital, el analfabetismo funcional y el alejamiento definitivo de muchas personas de la lectura y la cultura en general”.

Bibliotecas públicas: un refugio contra la crisis

Hoy cerramos la semana con una reflexión sobre cuál es el papel que están jugando las bibliotecas dentro de la dinámica de cambios sociales que nos rodean y cuál es la línea directriz a trazar para mejorar los servicios que prestan.

La acción social de las bibliotecas
Fuente: imagen reproducida de la Web de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Para ello, reproducimos el artículo titulado Bibliotecas públicas: un refugio contra la crisis, de Luisa del Rosario, publicado en Canarias 7 el 5 de noviembre de 2012, del cual se hizo eco igualmente nuestra compañera María Esther Núñez Murillo en su blog Lecturas archivadas.

39 de las 158 bibliotecas públicas que existen en las Islas están en Gran Canaria. Unos espacios que, a pesar de la crisis, o tal vez, precisamente, por ella, lejos de languidecer reciben cada vez a más ciudadanos con ganas de leer y con un perfil que ha cambiado a lo largo de la década.

Entre 2000 y 2010 en las Islas se cerraron 40 bibliotecas. Sin embargo, se abrieron 21  nuevas de titularidad pública, según los últimos datos de que dispone el Ministerio de Cultura. La crisis ha hecho que sus servicios sean más demandados por los ciudadanos y, de hecho, tanto las municipales como la Insular o la del Estado han aumentado considerablemente el número de usuarios.

Georgina Roselló, la coordinadora de las doce bibliotecas municipales de la capital grancanaria, explica que estos centros, ubicados en los barrios, «son un recurso fundamental de la comunidad». Y ahora, con la crisis, más. «Muchos de nuestros usuarios son personas que están en paro y que ven la biblioteca como un refugio. Aquí pueden leer la prensa, un libro o navegar por Internet». Pero, además, ofrecen servicios como la Telebiblioteca, ligada a la Biblioteca de San Juan, un recurso para que personas con minusvalía o mayores de 75 años reciban los libros en préstamo en su propia casa. O el Proyecto Tic-Tac, en la biblioteca Dolores Campos-Herrero, que apoya a los colectivos con riesgo de exclusión digital.

Han cambiado las bibliotecas, los usuarios, y los bibliotecarios, añade Carlos García, responsable de la Biblioteca Insular. Porque la estabilidad de las plantillas, asegura, ha permitido abordar proyectos de animación a la lectura hacia distintos colectivos, mejorar el asesoramiento a los usuarios y abrir el debate entre los propios centros de documentación. Así, el próximo 23 de noviembre se reúnen en Arucas en el que ya será el 14º Encuentro Bibliotecario.

Lo peor, apunta, que se han recortado las partidas de compra. El Estado no aporta un euro desde noviembre de 2011. La suerte, añade García, es que el Cabildo de Gran Canaria sí tiene consignada una cantidad anual para ello y, el préstamo interbibliotecario, añade,  hace que las municipales de la Isla lo noten menos. «Ha sido su tabla de salvación», añade.