Educación medioambiental en bibliotecas

En la Biblioteca Municipal de La Orotava se ha puesto en marcha lo que podríamos considerar un “punto limpio bibliotecario”. Se trata de un espacio acotado dentro de sus instalaciones para que los usuarios puedan depositar cierta clase de residuos, principalmente generados dentro de la propia instalación, con lo cual se contribuye directamente a fomentar hábitos de reciclaje a través del proceso de clasificación selectiva de los mismos, además de favorecer una conducta social en defensa del medioambiente y la propia naturaleza.

Contenedores de reciclaje
Contenedores de papel y plástico
Fuente: Probit

Dicha biblioteca cuenta con dos pequeños contenedores para residuos vinculados al papel y el cartón (color azul) y otro para depositar tetrabricks, plástico, etcétera (color amarillo), que adquieren gran importancia sobre todo en los períodos de más afluencia de usuarios, pues aunque el centro prohíbe beber (salvo agua) y comer dentro del edificio, los usuarios depositan en ellos los residuos generados por fuera del mismo, así como toda clase de papel desechado finalmente en el proceso de estudio.

Cotenedor para pilas botón
Cotenedor para pilas botón
Fuente: Probit

A ello debemos sumar otros dos, uno destinado específicamente a pilas botón y otro al resto de las mismas, que juegan otro papel fundamental teniendo en cuenta, por ejemplo, que una pila botón de mercurio puede contaminar hasta 600000 litros de agua, el equivalente al consumo de treinta personas durante toda su vida. En esencia: para contaminar 6.5 millones de litros de agua se necesitarían solo once pilas de botón o de óxido de mercurio o, en su caso, cuarenta alcalinas.

En este sentido, invitamos a conocer algo más sobre el grado de contaminación que pueden provocar estas últimas en el siguiente enlace:

* Pilas: un enemigo en casa y en el trabajo

Contenedor para materiales electrónicos
Contenedor para residuos electrónicos
Fuente: Probit

La última contribución ha sido la incorporación de la biblioteca a un proyecto de recogida de residuos electrónicos e informáticos, en el cual está también directamente implicado el propio Ayuntamiento de dicha localidad, pues en sus dependencias constan igualmente los contenedores necesarios para ello distribuidos por sus distintas dependencias, promovido por la Fundación Canaria Recicla.

Por ultimo, desde Probit les recomendamos el siguiente documental sobre el aprovechamiento de una botella de agua para reconvertirla en un filtro de luz que se lleva a cabo en ‘Sitio Maligaya’ (Filipinas). Apenas dura dos minutos, pero una vez más debe permitirnos tomar conciencia tanto de las desigualdades existentes como de nuestro aporte para contribuir a disminuirlas –que no a erradicarlas-, así como reflexionar sobre cuál es el uso que le damos a la electricidad en nuestras respectivas bibliotecas:

* Un invento interesante con una botella de plástico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s