Garachico: la lectura pide su espacio

Con el título ‘La lectura pide su espacio’, el domingo 27 de mayo Diario de Avisos publicó una noticia bastante inusual, que demuestra el valor que muchas personas le otorgan a las bibliotecas.

El artículo explica cómo la biblioteca del CEIP Antonio del Valle Menéndez, en Garachico, se encuentra en un cierto estado de abandono debido a unas instalaciones obsoletas y poco versátiles, que no invitan precisamente a que los alumnos la visiten y la utilicen. Hasta aquí todo normal.

Sin embargo, desde el AMPA están trabajando para poder reunir los 22.000 euros que les costaría poner en marcha un proyecto de transformación del espacio bibliotecario. La iniciativa se concreta con una serie de acciones directas, como es la venta de camisetas, gorras o números de participación en sorteos. Es lo que en la jerga especializada conocemos como marketing de sensibilización social. Asimismo, se tratará de obtener algún tipo de subvención relacionada con proyectos de acción social.

Hace unos días Julián Marquina publicó en Biblogtecarios ‘El crowdfunding llega a las bibliotecas… ¿y eso es bueno o malo?’, que cuenta la experiencia de un pequeño pueblo estadounidense llamado Shutesbury, en el que la población se ha volcado en la recaudación de 200 mil dólares para la construcción de una nueva biblioteca. Lo más increíble es que han logrado reunir semejante cantidad, ¡un pueblo de 2000 habitantes!

Sin pretender comparar ambas iniciativas, sobre todo por la tradicional implicación de la sociedad anglosajona en la cultura de la donación, ambas noticias guardan similitudes que demuestran cómo las situaciones de crisis pueden dar lugar a soluciones imaginativas a través del trabajo colectivo. Nosotros mismos, como proyecto de asociación, tendremos que ser capaces de obtener los fondos necesarios para ser capaces de acometer las acciones que definamos según los objetivos de PROBIT. ¿Será suficiente el pago de una cuota anual por parte de los socios? ¿Se podría pensar en alternativas para la obtención de recursos extra?

Les animo a que comenten este tipo de noticias, siempre es enriquecedor el intercambio de ideas.

Anuncios

2 thoughts on “Garachico: la lectura pide su espacio

  1. Marta 29 de mayo de 2012 / 14:30

    ¡Claro! Cuando PROBIT se convierta en una asociación podríamos tocar en la puerta (a lo mejor hay que esperar a que cambien los vientos económicos) de instituciones que puedan dar su apoyo económico a las bibliotecas, que sin duda tienen una función esencial en su entorno de influencia. En mi opinión, una de las funciones centrales que tenemos que aportar a nuestros usuarios, niños y adolescentes de las bibliotecas públicas o de las bibliotecas escolares, es fomentar el interés por la educación, que las bibliotecas se conviertan en una extensión de la escuela, pero sin notas ni evaluaciones.
    Y, felicidades al AMPA, que se está moviendo para transformar la biblioteca del CEIP Antonio del Valle de Garachico.

  2. Paqui 7 de junio de 2012 / 20:41

    Ojalá lleguemos a constituir la Asociación es un recurso necesario en la sociedad tinerfeña y para nuestro sector profesional. Seguramente las cuotas no serán suficiente para el mantenimiento de la asociación, teniendo en cuenta que en estos tiempos de crisis, las personas asociadas no podrán aportar cuotas astronómicas, pero todo dependerá de las acciones y compromisos de gasto que se adquieran. Tengo experiencia de participación en organizaciones de diversa índole y lo cierto es que siempre se quiere hacer más que lo que las cuotas permiten. Por tanto, tal como se apunta en el post, es muy probable que haya que idear otras formas de autofinanciación (militancia activa de las personas asociadas, ventas de productos de merchandising, iniciativas solidarias, trueque, bancos de tiempo, mecenazgo, subvenciones públicas,…). Puede parecer que disparato, pero no. Lo primero creo que deberá ser en la medida de lo posible sustituir costes por trabajo militante gratuito, pero como todo no podremos suplirlo de este modo habrá que acudir también a venta de algún producto, iniciativas como las que se describen en el artículo referido y por qué no en los tiempos que corren hacer trueque, es decir, canjear bienes que hasta ahora hemos pagado con dinero con otros bienes, intercambiar tiempos, etc. Todo se andará. Ojalá lo último a lo que tengamos que recurrir sea a las subvenciones públicas por la complejidad que tienen y servidumbres que pueden entrañar y porque me temo que estos tiempos de recortes no permitirán tales subvenciones a una asociación como la nuestra. Pero todo se andará. ¡¡Larga vida a PROBIT!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s